✅Los mejores consejos para evitar el estrés en tu mudanza

//

¿Sabías que una mudanza causa estrés, ansiedad incluso depresión?

Una mudanza es sinónimo de cambios y eso implica una ruptura temporal de la rutina y los hábitos cotidianos, una situación novedosa que no siempre es fácil de llevar. Diversos estudios han constatado que una mudanza causa depresión, ansiedad y estrés, y constituyen la tercera causa de desequilibrio emocional por estrés, después del duelo familiar y el despido laboral.

Cambiar de casa o de ciudad puede tener un enorme impacto en nuestra salud emocional, ya que implica adaptarse a una nueva vida. Romper la rutina establecida puede afectar al bienestar y a la tranquilidad personal y/o de pareja, especialmente cuando la decisión es impuesta (por ejemplo, la necesidad de tener que cambiar de ciudad para trabajar o por otros motivos de fuerza mayor). El exceso de estrés y ansiedad que conlleva una mudanza, y todos los demás cambios, puede derivar en una pérdida de autoestima, sentimientos de fracaso y depresión.

Cómo-organizar-una-mudanza-en-familia
Cómo-organizar-una-mudanza-en-familia
mudanza express paso a paso
Guía para organizar una mudanza

Depresión, ansiedad y estrés con la mudanza

Con el cambio de piso, casa, de ciudad o de país cambia la vida cotidiana que habíamos llevado hasta ese momento. Cambian las persona que vemos a diarios y durante el proceso de adaptación uno puede sentir que no encuentra su sitio. La angustia emocional, unida al esfuerzo físico que conlleva organizar una mudanza y el nuevo hogar, puede agotarnos en el plano mental.

Además, en la mayoría de las ocasiones las mudanzas coinciden con momentos claves en la vida de una persona, como casarse, separarse, venta de propiedades o trasladarse por razones de trabajo/económicas.

Situaciones que, ya que de por sí, constituyen una fuente de preocupación. Para evitar la ansiedad y el estrés, y sobre todo que derive en depresión, es bueno abordar con serenidad la mudanza.

Hacer las cosas sin prisas y con planificación, ayuda a asumir los cambios y a evitar un exceso de preocupaciones. Pensar en cómo hacer lo más acogedor posible el nuevo hogar es una buena fórmula de canalizar las energías de manera positiva, pensando en la colocación de los muebles y la distribución de los espacios. Es importante que una decisión como mudarse se madure antes de decidirse, y sobre todo debe tomarse sin tensiones externas.

estrés-en-una-mudanza
estrés-en-una-mudanza

5 tips para realizar una mudanza en pareja

Como hemos comentado, en la práctica, mudarse puede ser muy estresante. Todos discutimos con nuestras parejas alguna vez, pero cuando la discusión se asocia a la mudanza, el resultado puede ser devastador.  Hay que comprender que ambos están sensibilizados y que después de todo, discutir con tu pareja en una mudanza no es tan grave. Sigue estos consejos.

Claves para evitar las discusiones durante la mudanza

Normalmente los motivos de discusión en una pareja giran alrededor del dinero, los suegros, donde ir de vacaciones, el estilo de crianza de los hijos, el sexo y la intimidad. Durante la mudanza, el único motivo de discusión es la mudanza, y cualquier situación puede desencadenarla. Además, la experiencia indica que la pareja puede llegar a tener sus peores discusiones mientras se muda. Las ilusiones asociadas al nuevo hogar se olvidan, se derrumban y todo pierde sentido.

La clave para evitar las discusiones durante la mudanza consiste en saber por anticipado que el proceso es difícil y que seguramente tu pareja está tan estresada como tú. Ninguno de los dos está tratando de crear problemas a propósito. Hay que ser amables uno con el otro, tener en mente la razón de la mudanza y, simplemente, hacer que sea divertido. 

Cinco consejos para no discutir con tu pareja

  • Planificar la mudanza con tiempo. La experiencia indica que empaquetar las cosas puede llevar hasta el doble del tiempo que se imaginó. Hacer las cosas con prisas y en el último momento empeora el estrés y provoca más discusiones. Algunas cosas incluso pueden embalarse con semanas de anticipación.
  • Dividir el trabajo. Cada uno debe concentrarse en lo suyo y no meterse en la tarea del otro. Es cierto que a ambos les encanta hacerse sugerencias “útiles” pero… mejor dejarlas para otro momento.
  • No tomar decisiones difíciles. Las 48 horas previas a la mudanza no son el mejor momento. Hay que decidir con anticipación qué hacer con la colección de música que ya nadie escucha o tu adorado (y desgastado) sillón reclinable.
  • Comunicación objetiva. Ambos en la pareja deben ser conscientes de que están pasando por un gran cambio emocional y existencial. Es imposible evitar el malhumor, pero no es motivo para desquitarse con el otro. Lo mejor es ser amistosos y centrarse en la tarea de empaquetar y mudarse.
  • Reservar dinero para el día de la mudanza. Nadie puede preverlo todo, y el día de la mudanza seguramente surgirán imprevistos. Tener un poco de dinero extra evitará reproches o comentarios que puedan generar tensión.

Fuente: https://okdiario.com/

Si busca empresas de mudanzas cerca visite https://mudanzashoy.org/

Deja un comentario